REACCIÓ | Eficiencia insuficiente
2061
single,single-post,postid-2061,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,large,shadow3
Story belonging to the Ocean replica omega watch uphold the particular make kick off Omega Earth Ocean see string in july 2004. High light fashion form Omega Seamaster Earth Ocean see is 1000 yards towards the Omega throw themselves diving see conventional homage. This kind of see best audemars piguet replica gives you wear-resistant sapphire amazingly, dark dial, light college, apple chronograph fretting hand, make occasion that will understand with a glimpse. In purpose, dark dial having a small just a few seconds dial, date eyeport plus key chronograph fretting hand in. In a very split small dial demonstrates the current just a few seconds, when among the list of vintage longines replica watches for men components belonging to the see, 10 time timer purpose situated a few o'clock, time that will understand the particular ideal time to is far easier plus spontaneous. 45. five mm steel scenario with dark ceramic unidirectional rotating diving bezel, water-resistant replica cartier for sale uk screw-down overhead, screw-in caseback plus helium evade control device, having a steel bracelet, any element belonging to the pattern is the fact it is pushed that will drop in adore wristwatch. Through the mindset involving interior electricity, 232. 35. 46. 51. 01. 003 Omega Seamaster see equipped with the latest technology involving Omega movements, best rolex replica watches this kind of award-certified chronometer equipped with Omega Co-Axial quality 9300, the particular movements belonging to the operation throughout the see-thorugh scenario to come back apparent apparent. Self-winding chronograph movements having a up replica iwc watches and down wheel ideal time to apparatus plus coaxial escapement apparatus, being sure your firm plus enduring detail ideal time to. Zero cost sprung steadiness wheel with silicon steadiness originate, 2 bottle clip or breitling chronomat evolution replica watches barrel joined to each other, two-way automated cycle about the cycle to help you help save occasion. 60-hour much time electrical power hold is very replica watches beneficial, enough based on the particular requires belonging to the using the shoe.

Eficiencia insuficiente

 
07 abr 2013, by Sofía Houtman in Investigación

LEDS 580x400

Imagen: Instalación del artista estadounidense Leo Villareal en la National Gallery of Art, compuesta por 41.000 LEDS a lo largo de 200m.

 

C

Cada vez escuchamos más hablar sobre la eficiencia energética como solución al cambio climático. Estamos familiarizados con las etiquetas que miden la eficiencia de los productos que compramos y “pensamos en verde” cuando optamos por productos con mejores calificaciones.

Pero, paradójicamente, las mejoras en la eficiencia energética no necesariamente producen ahorros energéticos y, por lo tanto, tampoco reducciones en las emisiones de CO2.

Ya hace tiempo que el economista inglés Stanley Jevons planteó este tema a raíz de las reducciones en el consumo de carbón que se introdujeron en la producción de acero en el Reino Unido, durante la revolución industrial. Según Jevons, las mejoras en la eficiencia de un recurso natural provocan una reducción en su consumo en una primera instancia; pero ésta es seguida, inmediatamente, por un aumento exponencial. Al menos esto es lo que sucedió con el consumo de carbón en el Reino Unido en 1865.

Es curioso que ya desde la revolución industrial estemos observando este fenómeno y que todavía lo encontremos ilógico. Por más extraño que parezca, este postulado sigue las leyes más simples de la economía clásica: las mejoras tecnológicas provocan más utilidad por unidad de energía y, por consiguiente, reducen el precio final del producto y lo hacen más competitivo, como ocurre con cualquier otro bien de mercado.

En la década de 1980, los economistas Khazoom y Brookes continuaron trabajando sobre la teoría de Jevons en lo que llamaron la “Paradoja de la Eficiencia”. Sin alejarse de la teoría de Jevons, la desarrollaron ajustándola a las condiciones del siglo XX. A pesar de que no lo demostraron empíricamente, tenemos varios ejemplos de este fenómeno, que no solamente ocurre a nivel macroeconómico (a medida que mejora la eficiencia, con la misma cantidad de energía se pueden producir más servicios), sino también a nivel microeconómico: al reducir la factura de la calefacción debido a que hemos aislado mejor nuestras viviendas, subimos el termostato para estar más confortables.

Una teoría preocupante. Y más si tenemos en cuenta que pone en duda las políticas ambientales gubernamentales de aquellos países que pretenden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero basándose únicamente en la eficiencia energética.

Desde la invención de la máquina de vapor, no hemos hecho sino aumentar el consumo de energía a nivel mundial. Las mejoras en la eficiencia, sumadas a la oferta de nuevas tecnologías de las que antes prescindíamos y a las ganancias en confort a las que cada vez estamos más acostumbrados, se potencian aumentando nuestro consumo energético cada año.

 

¿Pero en qué nos estamos equivocando?

Nos equivocamos al concebir la eficiencia energética como la única salida para frenar el cambio climático, cuando históricamente sólo ha generado aumentos en los consumos. Esto es justamente lo que hacen algunos países que se niegan a firmar el protocolo de Kioto, como los miembros del APEC (Asia Pacific Economic Cooperation) alegando que su lucha contra el cambio climático se basa en la eficiencia energética y en la tranferencia de tecnología a los países en vías de desarrollo, que tienen en estos momentos emisiones de C02 muy elevados en relación a su nivel de actividad.

Hasta el momento, el único motor real de reducción de emisiones de CO2 ha sido el económico. Claramente, las depresiones económicas reducen la actividad industrial y conllevan a menores emisiones. Pero tampoco es ésta la solución.

La eficiencia energética es necesaria y urgente, pero debe ir acompañada de otras políticas que aseguren una reducción real de los gases de efecto invernadero, como la promoción de energías alternativas.

 

Las Certificaciones Energéticas de los edificios (que pronto se aplicarán tanto a edificios nuevos como existentes), califican los inmuebles según las emisiones de CO2 emitidas por cada m2 de superficie, teniendo en cuenta no solamente la demanda de energía (la cantidad de energía necesaria para mantener un nivel de confort aceptable), sino también la eficiencia de las máquinas utilizadas (calefacción y aire acondicionado) y el origen de la energía con que éstas son alimentadas (fósiles o renovables).

Por otra parte, promueven la demanda de viviendas con menores consumos al informar a los usuarios sus condiciones energéticas, y colaboran con la creación de una conciencia ecológica popular, que es un punto sumamente importante.

Sin embargo, al analizar la eficiencia energética de cualquier producto, no debemos olvidar su consumo: de nada sirve comprar una nevera A++ si posee el doble de volumen de lo que necesitamos y –seguramente- también consume más.

La sostenibilidad debe ser concebida desde diferentes parámetros para ser realmente efectiva.

 

Sofía Houtman

Arquitecta de REACCIÓ
Barcelona, 31 de enero de 2013

 

Referencias

JEVONS, WILLIAM STANLEY, The Coal Question, Londres, Macmillan and Co, 1866 (Versión digital por Patrick Draper, 2009)

HOUSE OF LORDS, Science and Technology – Second Report, 2005.

RUBIN, JEFF, The Efficiency Paradox, StrateEcon, CIBC World Markets, 27 Noviembre 2007.

IPCC, Cambio Climático, Informe de Síntesis, 2007, PNUMA, 2007.

LEAVE A COMENT